Archivo de la etiqueta: Vilma Espín

Vilma Espín siempre presente

El tiempo ha pasado de prisa y aún resulta imposible imaginar que hace hoy 6 años, el 18 de junio de 2007, dejó de existir físicamente la compañera Vilma Espín Guillois, la heroína del llano y de las montañas, la ejemplar mujer de todos los tiempos y la inolvidable hija del heroico pueblo santiaguero.

Decía el Héroe Nacional Cubano José Martí que:”la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”, y en Vilma se cumple a cabalidad esa sentencia del Apóstol, porque lo hecho por ella en los 80 años que existió, son cosas sembradas para siempre en el corazón de su pueblo y particularmente entre sus mujeres y niños, por los cuales hizo tanto.

No es necesario reiterar lo que Vilma nos dejó, porque cuando se habla de la mujer cubana y de la igualdad alcanzada en todos los sentidos, habrá que recordar cuánto significó en este cambio la Federación de Mujeres Cubanas creada en 1960 y que se definió como una Revolución dentro de la Revolución, por la magnitud de las tareas emprendidas y sobre todo por el papel reivindicativo de nuestras féminas, que hasta ese momento eran un objeto sin sentido dentro del hogar y la familia.

Y cuántas glorias no le han dado a Cuba sus mujeres por más que se busque no se podrá encontrar una actividad política, económica, social, cultural, deportiva, científica, educacional, de la defensa y del internacionalismo, donde no esté presente la mano sensible y la sonrisa de la mujer cubana ungiendo la obra con la miel de su cariño, para hacerla invencible.

Por eso un día como hoy al recordar el cuarto aniversario de la desaparición física de Vilma Espín Guillois, hagámoslo con el compromiso de no olvidar jamás su obra y defenderla hasta las últimas consecuencias como lo hizo ella, conscientes de que los tiempos por venir, por difíciles que sean el pueblo de Cuba y sus mujeres tendrán en la heroína santiaguera su eterna sonrisa y su dulce voz ordenándoles seguir hacia delante, Hasta la Victoria Siempre.

Al decir de José Martí: “Hay una flor que no se seca, y es la que crece en el descanso del cementerio de una vida pura”. Y tú, querida Vilma eres esa flor que estará siempre viva en el descanso de tu tumba.

Vilma Espín en la memoria de todos los cubanos

La destacada combatiente revolucionaria santiaguera Vilma Espín Guillois, heroína de llano y de las montañas, protagonista de la emancipación de la mujer cubana tras el triunfo revolucionario de 1959, la compañera leal de Raúl Castro y madre ejemplar, estaría cumpliendo hoy 7 de abril, 80 años de edad, pues nació en esta fecha pero en el año 1930.

Pero su muerte el 18 de junio de 2007, impidió que hoy pudiera estar físicamente presente para recibir el agasajo de su pueblo, aunque bien sabemos que su modestia no hubiera permitido una celebración  más allá de lo normal.

Es difícil pasar por alto una fecha como esta y sobre todo, porque Vilma Espín Guillois fue de esos seres que no pasaron inútilmente por la vida, sino que supieron comportarse a la altura de su tiempo y plantar semillas convertidas hoy en frondosos árboles, como las palmas que se expanden por todo el territorio de la patria, como símbolo de esperanza.

No vamos a relatar cada uno de los pasajes revolucionarios en los que se vio envuelta la compañera Vilma, quien comenzó su lucha siendo aún estudiante de ingeniería Química Industrial, en la Universidad de Oriente, hasta que rindió el último aliento de su existencia como Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas.

Sus luchas y toda la obra de su vida revolucionaria están ya escritas con letras de oro en la historia de la patria, donde su nombre aparece junto al de otras destacadas combatientes cubanas como Mariana Grajales, María Cabrales, Ana Betancourt, Amalia Simoni, Isabel Rubio, Lidia y Clodomira, Rosario García y Celia Sánchez Manduley, entre otras tantas.

La  mejor forma de recordar hoy a Vilma en el aniversario 80 de su natalicio, es verla cada día en la sonrisa de las niñas, en los sueños de las adolescentes, en el futuro de cada joven estudiante, en las manos laboriosas de cada obrera, el fusil de cada combatiente o miliciana o en las esperanzas de cada mujer que, aquí o allá o en cualquier parte, se sabe útil para los destinos de ese mundo mejor con el cual todos soñamos.

El ejemplo de Vilma y todo lo que ella fue para la Revolución cubana, será imprescindible e imborrable por siempre entre los cubanos, porque ella es corazón y fuerza vital que encarna a la amorosa, firme y digna mujer cubana. Por eso en un día como éste, aniversario 81 de su natalicio, digámosle con cariño y respeto.