Archivo de la etiqueta: revolucionario

Pepito Tey, uno de los más valerosos hijos de Santiago de Cuba

Hoy 2 de diciembre se cumplen 81 años del natalicio de Pepito Tey, uno de los más valerosos hijos de Santiago de Cuba.

José Tey Sanint-Blancard, llamado cariñosamente Pepito, quien naciera en la ciudad de Santiago de Cuba el 2 de diciembre de 1932, trasladándose posteriormente con la familia a Santa Clara, donde comenzó sus estudios primarios que culminaría después en Camagüey y terminándolos en el Colegio La Salle de Santiago de Cuba, donde también cursó la Escuela Superior para ingresar en la Escuela Normal para maestros de Oriente, graduándose en 1953.

En la Normal Pepito fue condiscípulo de Frank País García y ambos fueron contrincantes en las elecciones para la presidencia de la Asociación de Estudiantes que ganó Frank, aunque Pepito le brindó todo su apoyo y colaboración para las tereas a desarrollar lo que estrechó más los lazos de amistad entre ellos y su condiciones de revolucionarios.

Al producirse el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 por Fulgencio Batista, Pepito Tey creó en Santiago de Cuba el Directorio Estudiantil Revolucionario, período en el cual guardó prisión por sus actividades contra el tirano además de asistir a distintos Congresos estudiantiles en los cuales representó a los normalistas. Después del asalto al Cuartel Moncada, junto a Frank País José Tey redobló sus esfuerzos para crear una organización revolucionaria con todos los que estuvieran dispuestos a luchar contra Batista.

Matriculado ya en la Universidad de Oriente como estudiante de pedagogía Pepito obtuvo la presidencia de la FEU oriental, a tiempo que junto a Frank País y Lester Rodríguez se dio a la tarea de organizar el Movimiento Revolucionario 26 de Julio, del cual llegar jefe de acción en las provincias de Oriente y Camagüey.

Tan pronto Frank regresó de la segunda entrevista con Fidel en Méjico se dedicó junto con Pepito y Lester en los preparativos para el alzamiento armado de Santiago de Cuba, labor en la que puso su máximo empeño en organizar y entrenar las fuerzas que participarían en las acciones.

En la mañana del 30 de noviembre Pepito Tey encabezó el grupo de comandos que asaltó la Estación de la Policía Nacional en la Loma del Intendente, donde cayó abatido por las balas enemigas cuando solo tenía 23 años de edad. Hoy en el 81 aniversario de su natalicio la patria lo recuerda con honor y gloria.

Rubén Martínez Villena, tus ideas y simiente continuan irradiando

Con los pulmones destrozados por la tuberculosis, el 16 de enero de 1934 falleció en el Sanatorio “La Esperanza”, de La Habana, el destacado intelectual, revolucionario, comunista, antimperialista y líder obrero, Rubén Martínez Villena, a la edad de 35 años.

Había nacido el 20 de diciembre de1899 en Alquizar, La Habana, e irrumpió en la vida política del país en MIL 923 cuando encabezó la llamada “Protesta de los Trece” contra el gobierno de Alfredo Zayas, lo que le valió por primera vez la cárcel. En el propio año, Villena conoce a Julio Antonio Mella y abraza la doctrina marxista-leninista, compartiendo labores e ideales en la Universidad Popular José Martí, en la Liga Antimperialista de Cuba, en la Liga Anticlerical y en el Partido Comunista.

La huelga de hambre de Julio Antonio Mella en noviembre de 1923 y que casi le cuesta la vida, colocó a Rubén Martínez Villena frente al dictador Gerardo Machado a quien llamó “Asno con garras”, epíteto que lo estigmatizó.

En 1927, Villena ingresa en la Quinta de Dependientes, donde le es diagnosticada la enfermedad que años después le causaría la muerte. Es en este período donde en una polémica con el escritor Jorge Manach escribe: “Yo destrozo mis versos, los regalo, los olvido…”. Ya para entonces, Rubén había cambiado su condición de poeta por la de un revolucionario de acción.

En 1930 viaja Villena a la Unión Soviética para tratarse su enfermedad pulmonar, pero conociendo la situación política de la Isla regresa todavía con fuerzas para ponerse al frente de la Huelga General Obrera que en 1933 derrocó a la dictadura machadista. En septiembre de ese mismo año, al recibir las cenizas de Mella en la capital, Rubén Martínez Villena habla por última vez en público y allí juramenta el compromiso de seguir el ejemplo de Julio Antonio hasta la muerte.

Y la muerte le llegó en la fría madrugada del 16 de enero de 1934. Se apagaba así una vida breve, aunque intensa. De Rubén Martínez Villena nos quedó para siempre el ejemplo de su consagración a una causa justa y nos dejó además sus encendidos versos: “Tengo el impulso torvo y el anhelo sagrado, / de atisbar en la vida mis ensueños de muerto./ !OH!  la pupila insomne y el párpado cerrado…/ Yo dormiré mañana con el párpado abierto”

Hoy 78 años después de su desaparición física, a Rubén Martínez Villena se le recuerda por todo lo que fue en su vida excepcional y que podríamos resumir con dos palabras: VOLCAN Y AURORA. Por lo que sus ideas y simiente continúan irradiando.