Archivo de la etiqueta: guerra

La Bayamesa: Nuestro canto de guerra

Cuentan que aquel 11 de junio de 1868 cuando en la Iglesia Parroquial de Bayamo el Gobernador español de la ciudad, Teniente General Julián Urdaneta escuchó la música que interpretaba allí la orquesta del maestro Manuel Muñoz, intuyó que en ella había algo raro y la calificó de “subversiva” y a su autor Perucho Figueredo de “revoltoso”

Y tenía razón el gobernador colonial porque aquella música era la misma que tarareaban los habitantes de Bayamo durante la toma de la ciudad por tropas de Carlos Manuel de Céspedes, el 20 de octubre de 1868 y que al incorporársele por Perucho Figueredo la letra durante esa gloriosa jornada, se convertiría para siempre en el Himno Nacional Cubano.

La música de esa marcha patriótica fue compuesta por Figueredo un mes antes de la interpretación a piano en su propio hogar y entregada la partitura a su vecino, el maestro Manuel Muñoz, para que la instrumentara y ejecutara con la orquesta en la Iglesia Mayor ante los representantes coloniales que asistirían al Corpus Christi, el 11 de junio de 1868, causándoles un notable disgusto, que los hizo levantar y salir de la parroquia.

Recordamos que Pedro Figueredo (Perucho) tras el alzamiento armado del 10 de octubre de 1868 en La Demajagua, se unió con un grupo de patriotas a las tropas de Carlos Manuel de Céspedes, cuando fue designado jefe de Estado Mayor del Ejército Libertador y Viceministro de la Guerra durante la primera República en Armas, cargo que ocupó hasta que enfermo de tifus fue capturado en la zona de Las Tunas y trasladado a Santiago de Cuba, donde fue fusilado el 17 de agosto de 1870, no sin antes repetir uno de los versos del Himno compuesto por él: “Morir por la Patria es vivir”

Y vive Figueredo y todos los que han caído por la independencia y la libertad de la Patria cada día en las notas de la gloriosa marcha La Bayamesa, que el cinco de noviembre de 1901 aprobó la Asamblea Constituyente de la República, como el Himno Nacional Cubano, el cual ha sido y será por siempre nuestro canto de guerra.

1ro de marzo de 1958: Extensión de la guerra, estrategia para llevarla a todo el país

Cuando el primero de marzo de 1958 dos columnas guerrilleras se separaban del núcleo central del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra y avanzaban hacia el norte y el oeste de la otrora provincia de Oriente, comenzaba la guerra revolucionaria a extenderse por todo este territorio como parte de la estrategia global de llevarla a todo el país.

Unos días antes, el 27 de febrero de 1958 en una reunión sostenida en la Comandancia General del Ejército Rebelde los capitanes Raúl Castro Ruz y Juan Almeida Bosque fueron ascendidos al grado de Comandante y designados jefes de las columnas 6 y 3 que llevarían a la práctica tal concepción.

En tan solo dos días, fueron alistadas las tropas que cumplirían esas riesgosas misiones encomendadas personalmente, por el Comandante en Jefe Fidel Castro, y que ponían en evidencia la fortaleza alcanzada por el Ejército Rebelde en 15 meses de lucha después del desembarco de los expedicionarios del yate Granma.

La Columna 6 nombrada Frank País García la integraban 57 hombres al mando del Comandante Raúl Castro Ruz, mientras que la 3, denominada Santiago de Cuba, estaría encabezada por el Comandante Juan Almeida Bosque y disponía de 67 combatientes, incluidas dos mujeres. Ambas columnas partieron el primero de marzo de 1958, desde el lugar conocido por la Pata de la Mesa en la Sierra Maestra, donde fueron despedidas por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Ambos grupos guerrilleros en una primera etapa avanzaron juntos hasta que, en el lugar llamado Puerto Arturo, se separaron el 6 de marzo quedando la Columna 3 en ese lugar constituyéndose de hecho el III Frente Oriental Mario Muñoz Monroy.

La Columna 6 por su parte, continuó su avance hacia el noroeste en busca de su objetivo y no sin pocos tropiezos y peligros llegó el 11 de marzo a Piloto del Medio en el actual municipio San Luis, dejando constituido en ese lugar el II Frente Oriental Frank País García.

A partir del primero de marzo de 1958 el avance y la creación de ambos frentes en los días posteriores, constituyeron sin dudas sendas hazañas del Ejército Rebelde y el punto de partida para pasar a una etapa superior de lucha que condujera a la Revolución por los caminos de la victoria definitiva.