Archivo de la etiqueta: ejército rebelde

Primera victoria del Ejército Rebelde en el Combate de La Plata

Se cumplen hoy 55 años de aquel 17 de enero de 1956 cuando el núcleo inicial del Ejército Rebelde, integrado por 32 combatientes, obtuvo su primera victoria contra un objetivo militar de la dictadura al atacar, tomar e incendiar el pequeño cuartel de madera y techo de zinc, ubicado en las proximidades de la desembocadura del Río La Plata, en la Sierra Maestra.

Este cuartelito tenía una guarnición de 13 hombres entre soldados y marinos, mientras que los rebeldes que participaron en el ataque fueron 22, pues las armas disponibles no alcanzaban para todos los combatientes, entre los cuales se encontraban 18 expedicionarios del Granma y el resto eran campesinos incorporados a la guerrilla y refuerzos enviados desde Manzanillo por el Movimiento 26 de Julio.

El ataque al Cuartel de La Plata se inició sobre las 2 y 30 de l madrugada del 17 de enero de forma sorpresiva, lo que de inmediato dio cierta ventaja a los insurgentes, pero pasado los primeros minutos la resistencia se hizo tenaz y hubo que combatir con bravura contra los efectivos del régimen.

Divididos en cuatro grupos los rebeldes avanzaron hacia la pequeña instalación sin que los militares se rindiesen, por lo que el combate se mantuvo durante cuarenta minutos, no obstante que el Jefe de la Guarnición huyó desde el primer momento hacia el monte logrando escapar.

El saldo de este primer combate por parte del Ejército fue de 2 muertos, 5 heridos (tres fallecidos después), y 2 soldados prisioneros. Los atacantes no tuvieron bajas y si lograron capturar una decena de armas, unos mil tiros y algunos avituallamientos y comida.

Cabe destacar que en medio del combate fue ejecutado por los rebeldes uno de los mayorales de la zona, Chicho Osorio, quien fue apresado poco antes de la acción, sobre cuyos hombros pesaban algunos crímenes de campesinos y él mismo confesó haber denunciado a expedicionarios del Granma y calzaba unas botas mejicanas pertenecientes a uno de ellos.

Tras el combate Fidel conversó con los prisioneros y heridos y los felicitó por el coraje mostrado durante el enfrentamiento. Posteriormente los dejó en libertad y ordenó entregarle la medicina disponible para la cura de los lesionados.

A las 4 y 30 de la madrugada la pequeña columna guerrillera emprendió nuevamente el camino de las montañas con destino a Palma Mocha, donde instalaron campamento. Con esta victoria se desmintió lo dicho por el tirano Batista de que tras desembarcar los expedicionarios habían sido exterminados y muerto su Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Ese día, el entonces Capitán Raúl Castro anotó en su diario: “Desde lo lejos, se veía arder sobre e cuartel de la opresión, las llamas de la libertad. Algún día no lejano sobre esas cenizas levantaremos escuelas”

En el área del Consejo Popular de La Plata, en el municipio de Guamá, en la provincia de Santiago de Cuba, existen hoy seis escuelas dotadas de los más modernos medios para la enseñanza de los pequeños de la zona, además de tres comunidades con unas doscientas viviendas.

Liberación de Palma Soriano: El camino abierto hacia Santiago de Cuba

La victoria del Ejército Rebelde en la Batalla de Guisa, el 30 de noviembre de 1958, fue sin dudas, el principio del fín para las tropas del dictador Fulgencio Batista en el Oriente de Cuba y dio paso a la Operación Santiago, para reducir y tomar la ciudad capital de la provincia y el bastión militar más importante del regimen fuera de La Habana.

En los días posteriores al Combate de Guisa y durante el mes de diciembre de 1958, cayeron en poder de los rebeldes las localidades de Jiguaní, Santa Rita, Baire, Contramaestre, El Cobre, San Luis, La Maya, Alto Songo, entre otros sitios, por lo que en la ruta central hacia Santiago de Cuba desde Bayamo, solo quedaban el poblado de Maffo y la ciudad de Palma Soriano.

Es así como el 22 de diciembre de 1958 en el lugar conocido por El Tamarindo, el Comandante en Jefe Fidel Castro, Jefe de la Columna 1 y del Primer Frente se reunió con los jefes del II y III Frentes, Comandantes Raúl Castro y Juan Almeida, respectivamente, para iniciar conjuntamente el cerco en torno a Santiago de Cuba con la toma de la ciudad de Palma Soriano, el reducto más importante del ejército del régimen en esta vía.

El 23 de diciembre un disparo de bazooka contra la Estación de la Policía marcó el inicio de la batalla de Palma, donde en varios puntos de la ciudad se parapetaron importantes fuerzas de la tiranía, lo que provocó que a partir de ese momento se combatiera prácticamente casa por casa y en los edificios que rodeaban el Parque Central.

El ejército de la tiranía se defendió fuertemente, hasta con ametrallamientos y bombardeos aéreos sobre la ciudad, pero no pudo contener el avance impetuoso de las tropas rebeldes, que lo obligó a capitular el 27 de diciembre de 1958 habiéndose ocupado más de 350 armas que sirvieron para reforzar a la guerrilla en su avance hacia Santiago de Cuba.

Cuatro días después de la victoria del Ejército Rebelde en Palma Soriano, el Primero de Enero de 1959 desde esa misma ciudad, el Comandante en Jefe. Fidel Castro llamó al pueblo a defender la victoria popular que traidoramente algunos aliados al tirano en contubernio con la embajada norteamericana pretendían escamotear el triunfo que definitivamente fue proclamado ese mismo día primero, en horas de la noche, en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba.