Archivo de la etiqueta: che

Che siempre entre nosotros

08feb.che ciudadanocubanoCuarenta y nueve años después puede que sea mucho tiempo, pero en la memoria histórica de los pueblos ese tiempo es apenas un día, una hora, un minuto, un segundo, un instante.

Es por eso que cuando los cubanos, un día como el 8 de octubre, recordamos la caída en combate del Che en Bolivia, lo hacemos como si él hubiese pasado de la vida a la posteridad sin transitar por la muerte, para quedarse siempre entre nosotros.

Es por eso que del Che nunca hablamos en pasado y nunca se le recuerda como a un ser que fue, sino que es, que vive, que nos alienta, que nos guía en cada combate que libramos, tanto en las ideas, como en cualquier otra actividad donde las manos y el corazón del hombre requieren de voluntad, patriotismo, fortaleza de espíritu, estoicismo.
Dicen que aquel 8 de octubre en la altiplanicie boliviana la temperatura era fría. Por la región de la Higuera, 18 combatientes de la guerrilla del Che se sabían perseguidos, pero la enfermedad de dos de ellos les impedía aligerar los pasos.

En la media mañana un soldado vestido de campesino les detecta e informa al mando militar. Inmediatamente se inicia el cerco del grupo.

Pronto los combatientes se encuentran en la unión de la Quebrada del Yuro con la de San Antonio y dos exploradores enviados por el Che descubren que los soldados les cerraban el paso e inmediatamente se dispone la defensa.

Cuando los hombres tratan de salir de allí burlando el cerco, el grupo choca de frente con una sección del ejército y se inicia el combate. Era ya pasada la 1 y 30 de la tarde, el primer guerrillero abatido fue el boliviano Aniceto Raynaga. Los 17 restantes combaten fieramente por varias horas.

El Che es herido en una pierna, su carabina inutilizada y su pistola quedó sin balas. En esas circunstancias, al tratar de evadirse del lugar junto al guerrillero Willy, fueron hechos prisioneros y trasladados a la escuelita de La Higuera junto a Pacho (Alberto Montes de Oca), gravemente herido y los cadáveres de Antonio (Orlando Pantoja), Arturo (René Martínez Tamayo) y Aniceto, éste último boliviano.

En la escuelita recibió maltratos físicos y vejámenes. A las 11 de la noche del 8 de octubre, el presidente boliviano general Barrientos, por mediación del embajador norteamericano, recibe la orden de Washington de eliminar al Che, por considerarlo un enemigo muy peligroso con vida.

A las once de la mañana del siguiente día, 9 de octubre, el agente CIA de origen cubano, Félix Ramos, recibe por radio la orden de asesinar al Che y así lo informa al general Centeno Anaya quien lo encarga de esa tarea, pero éste traslada a otros soldados esa misión, la que ejecutan parada la 1 y 30 de la tarde, luego de emborracharse, disparándole uno de ellos al pecho del Jefe Guerrillero.

Una leyenda suramericana cuenta que hace 500 años, cuando murió Atahualpa Yupanqui anocheció a la mitad del día. Dicen que aquel 9 de octubre de 1967, en La Higuera, anocheció también a la mitad del día y que la estrella que llevaba en su boina el hombre asesinado, ascendió al cielo, para iluminar eternamente la noche americana.

El Rubio: primer mártir cubano de la gesta boliviana

JesussuarezgayolEl 10 de abril de 1967 el Che anotaba en su diario de campaña en Bolivia: “Pronto llegaron las primeras noticias con un saldo desagradable: el Rubio, Jesús Suárez Gayol, estaba herido de muerte, y muerto llegó a nuestro campamento, de un balazo en la cabeza”.

Así se produjo hace hoy 47 años, la muerte de un combatiente revolucionario que con casi 31 años de vida había sido valiente, optimista y fiel, no solo a la causa de la libertad de su pueblo, sino también de la Gran Patria Grande que era Latinoamérica.

Jesús Suárez Gayol había nacido el 24 de mayo de 1936 en La Habana. Sus padres eran de origen español y a la muerte de su progenitor, se trasladó con su madre a Camagüey. Allí estudió en el Instituto de Segunda Enseñanza y fue organizador de la Federación de Estudiantes Secundarios y formó parte de la dirección del Movimiento 26 de Julio en esa provincia.

Matriculó la carrera de Arquitectura en la Universidad de La Habana, donde compartió inquietudes con José Antonio Echavarría.Asimismo integró las Brigadas Juveniles del Movimiento 26 de Julio. Resultó herido en una manifestación contra la dictadura de Batista y guardó prisión y sufrió torturas.

Al ser liberado Jesús Suárez Gayol fue enviado por el movimiento a Méjico con el propósito de que se incorporara a una expedición que lo trajo a Cuba en abril de 1958, por La Coloma, Pinar del Río, cumpliendo en esa provincia misiones en el llano y en las montañas, hasta que en Las Villas se incorporó a la Columna del Che, donde fue ascendido al grado de capitán por sus méritos en el combate y en la clandestinidad.

Tras el triunfo de la Revolución cumplió diversas tareas en lo militar y lo civil. Era viceministro del Azúcar cuando el Che lo llamó para que lo acompañara en la gesta de Bolivia. Algunos compañeros no estuvieron de acuerdo con esa decisión porque decían que no tenía experiencia suficiente para la guerrilla, pero después durante el entrenamiento se percataron del espíritu de sacrificio y valentía de Gayol.

El 19 de diciembre de 1966 llegó al campamento base de la guerrilla del Che en Bolivia para convertirse a partir de entonces en El Rubio, desempeñándose en la retaguardia y como explorador.

El 10 de abril de 1967 casi cuatro meses después de su incorporación al destacamento internacionalista, El Rubio, junto a Inti Peredo y otros guerrilleros tendieron una emboscada a un grupo de soldados que avanzaba por la confluencia de los ríos Iripiti y Ñancahuazú, destacándose un fuerte combate que duró pocos segundos, siendo herido mortalmente en la cabeza, Jesús Suárez Gayol quien no sobrevivió y llegó muerto al campamento del Che.

Ese día escribió el Guerrillero Heroico en su diario: “Encontramos al Rubio ya agonizando; su Garand estaba trabado y una granada, con la espoleta suelta, pero sin estallar a su lado”.

Dos días más tarde, el Che volvería a anotar en su diario: “a las 6 y 30 reuní a todos los combatientes (…) para hacer una pequeña recordación de El Rubio y significar que la primera sangre derramada fue cubana…”.

Así se le recuerda hoy a 42 años de su muerte, como primer mártir cubano de la gesta boliviana.