Archivo por meses: Julio 2015

Che: “Hoy le llaman el inolvidable Frank País”

000000000030JUL.FRANKEl 30 de julio de 1957 fue asesinado en Santiago de Cuba Frank País García, quien con sólo 21 años de edad fue designado Jefe Nacional de Acción del Movimiento 26 de Julio, siendo la figura más importante de esa organización revolucionaria en Cuba después de su líder Fidel Castro Ruz.

A conocer de su muerte, el Comandante en Jefe expresó: “¡Qué monstruos! No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado. No sospecha siquiera el pueblo de Cuba quien era Frank País, lo que había en él de grande y prometedor”

Para responder a esa interrogante ¿Quién era Frank País?, en los 58 años transcurridos después de su vil asesinato se han escrito miles de cuartillas en artículos periodísticos, libros, revistas, biografía y otras, sin embargo no hay respuesta mejor que la opinión que sobre el joven revolucionario santiaguero expresaron algunos de sus más cercanos compañeros de lucha.

El propio Fidel señalaría después, que cuando se escriba la historia de esta etapa de la revolución cubana en la portada deberá aparecer necesariamente el nombre de David, que era el pseudónimo más conocido que utilizó durante el clandestinaje Frank País García.

Armando Hart Dávalos, organizador junto a Frank del alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba dijo de él: “Hombres de su estirpe no nacen todos los días. Contadas veces la naturaleza obsequia a los pueblos con seres semejantes. Su muerte, lo siembra en el corazón de Cuba, pero su vida lo hubiera hecho más grande”

En igual sentido se manifestó el Comandante Julio Camacho Aguilera: “Nunca mandó a hacer lo que él no hubiera hecho. Era una personalidad grande con un valor extraordinario. Se perdió demasiado temprano”. Por su parte, Agustín Navarrete, otro de los incansables luchadores junto a Frank señaló del joven: “Un personaje único, fabuloso, de mucho carisma, era ternura, fuerza, inteligencia”

Acela de los Santos, una de las valientes mujeres santiagueras, quien compartía junto a Frank un sitio en la lucha revolucionaria, al prologar recientemente un libro biográfico sobre él escribió: “Afirman que ser perfecto es una utopía, creo que Frank lo fue. Su vertiginoso y breve tránsito por la vida no le dio tiempo para imperfecciones y mediocridades. Su existencia fue una leyenda sin mito”

También el Che, aunque con compartió con Frank una sola vez en la Sierra Maestra escribiría años después: “Era un joven ejemplar, alguien a quien había que imitar (…) Sus ojos mostraban enseguida al hombre poseído por una causa y además, que ese hombre era un ser superior. Hoy le llaman el inolvidable Frank País”

moncada31En la noche del 25 de julio de 1953 poco antes de partir para el asalto al Cuartel Moncada, Fidel Castro reunió a los jóvenes de la Generación del Centenario que tomarían parte en la acción diciéndoles: “Podremos vencer dentro de unas horas o ser vencidos, pero de todas formas este movimiento vencerá”

El que estemos celebrando el Aniversario 62 de la gesta del 26 de Julio nos demuestra que ese nunca ha sido un suceso del pasado fijado a un momento o a un lugar, sino que es una fecha de todos y para todos los tiempos expresada en un concepto: El Día de la Rebeldía Nacional.

Las acciones del 26 de Julio de 1953 devinieron en fracaso, cinco jóvenes cayeron combatiendo y 56 fueron asesinados. Se perdió un combate, pero no la batalla y las ideas que la inspiraron y trajeron a la Juventud del Centenario ante la tumba del Apóstol José Martí en Santiago de Cuba, para cumplir su sueño irrealizado de una patria con todos y para el bien de todos.

Del Moncada aprendimos los cubanos enseñanzas esenciales, pero sobre todo las de luchar audazmente y sin descanso, forjar y preservar la unidad de los revolucionarios, así como mirar siempre hacia el porvenir con optimismo por difíciles que sean las circunstancias y con el pensamiento siempre puesto en la victoria.

De no haber sido así, ese mandato que nos legaron los Héroes y Mártires del 26 de Julio no nos hubiese conducido a continuar la lucha en el Granma, en la Sierra Maestra o en la clandestinidad, hasta aquel amanecer glorioso que nos trajo el sol que se alzó por la cumbre del Turquino, para alumbrar el primer día de la verdadera y definitiva libertad de la Patria, el Primero de Enero de 1959.

Como expresara Fidel aquí mismo en Santiago de Cuba, el 26 de Julio de 1973: “El Moncada nos enseñó a convertir los reveses en victoria (…) Nos enseñó la fuerza de las ideas”. Durante más de medio siglo hemos luchado inspirados en ese pensamiento oponiéndonos a todos los adversarios de la Revolución, incluido el más poderoso de todos, el imperialismo yanqui, demostrando así como dijera José Martí que: “Un principio justo desde el fondo de una cueva puede más que un ejército”

Digámosle entonces a Fidel y a Raúl, que los ideales que un día les trajeron ante los muros del Moncada, junto al resto de la Juventud del Centenario, se mantienen hoy más vigentes que nunca para que nuestra Revolución siga existiendo y siga siendo faro y guía de la humanidad toda, que algún día verá realizado sus mejores sueños de redención y de justicia como lo hizo Cuba, gracias a aquel glorioso amanecer de la Santa Ana, el 26 de Julio de 1953.