Archivo por meses: Marzo 2015

Día del Libro Cubano

dia_del_libro_cubanoHoy se celebra el Día del Libro Cubano en homenaje al 31 de marzo de 1959 cuando por el Decreto Ley 187 del Gobierno Revolucionario se creó la Imprenta Nacional de Cuba, que diera paso a la publicación masiva de libros y otros textos con el propósito de ampliar el acervo cultural de nuestro pueblo, una isla que por entonces con poco más de 6 millones de habitantes tenía un millón de analfabetos y una cifra similar de personas subescolarizadas.

A propuesta del Comandante en Jefe Fidel Castro, la primera obra publicada por la Imprenta Nacional fue el clásico de la literatura española “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, del cual se editaron 400 mil ejemplares en cuatro tomos, vendiéndose a la población al precio de 25 centavos.

En ese sentido el 15 de marzo de 1960 el entonces Primer Ministro, Comandante en Jefe, Fidel Castro señaló con visión futurista: “Los niños y los padres tendrán en los hogares cubanos bibliotecas que antes eran del privilegio de los poderosos”

Después del Quijote, la Imprenta Nacional realizó otras emisiones de clásicos de la Literatura Universal como las antologías poéticas de César Vallejo, Rubén Darío, Pablo Neruda y Nicolás Guillén, entre otros, además de producir las Cartillas Alfabeticemos y Venceremos para la gran Campaña Nacional de Alfabetización que se desarrolló en 1061.

En 1962 la Imprenta Nacional se transformó en la Editora Nacional bajo la dirección del prestigioso escritor cubano Alejo Carpentier, que le dio un mayor impulso a la producción de libros, mientras que en 1967 se creaba el Instituto Cubano del Libro que a partir de ese momento contó con un sistema de editoriales que son las encargadas de publicar y satisfacer las necesidades de textos para los diferentes sectores como el educacional, universitario, político, juvenil científico y literario, tanto de la cultura nacional como universal.

El Instituto Cubano del Libro se encarga también de la poligrafía y de la comercialización de textos a través de una red de más de 350 librerías existentes en los 169 municipios del país, incluidas zonas rurales y montañosas. En la actualidad el Instituto edita más de 2 000 títulos anuales con una tirada superior a los 30 millones de ejemplares a pesar de las limitaciones que impone el bloqueo económico a Cuba por parte de Estados Unidos.

Como expresión máxima del desarrollo alcanzado en esta rama de la cultura, cada año en los meses de febrero y marzo se celebra la Feria Internacional del Libro, que se extiende por decenas de ciudades de todo el país.

Puede decirse entonces que hoy 31 de marzo, Día del Libro Cubano, en esta pequeña isla del Caribe se hace realidad la máxima martiana de que “Leer es crecer” porque cada libro abierto es una puerta de luz al conocimiento humano.

Protesta de Baraguá: simbolo de intransigencia cubana

images“De lo más glorioso de nuestra historia”, calificó José Martí la Protesta de Baraguá. Llevada a cabo el 15 de marzo de 1878 por el General Antonio Maceo Grajales, quien virilmente expresó al General español Arsenio Martínez Campos, el desacuerdo de los mambises orientales con el Pacto del Zanjón, conveniado entre representantes de la República en Armas y España, sin que se le concediera a los cubanos la independencia de la isla y la abolición de la esclavitud, dos objetivos supremos por los cuales se había luchado durante 10 años.

Con ese valiente gesto el General Antonio elevaba su estatura hasta la más alta cumbre de la patria y sobre todo,

salvaba la Revolución Cubana de una vergonzosa y humillante muerte, que era lo que quería España con el Pacto del Zanjón, al cual se acogieron los débiles y los cansados, los oportunistas y equivocados sin convencerse de que a los colonialistas la verdadera paz y la independencia había que arrancársela con el filo del machete.

Fue el momento más grande de la entrevista cuando Maceo frente a Martínez Campos y los entorchados militares que le acompañaban, rechazó enérgicamente leer el documento contentivo de lo acordado en el Zanjón, provocando la ira del representante colonialista, quien preguntó al General cubano: “¿Volverán a romperse las hostilidades?”, y éste le contestó: “!Volverán a romperse las hostilidades!”. Ocho días después, el 23 de marzo de 1878, la guerra se reiniciaba.

Teniendo en cuenta que con el Pacto del Zanjón cesaba el gobierno y la República en Armas, ese 15 de marzo, allí mismo en Baraguá, se redactó una nueva Constitución con solo seis capítulos, que recogía la necesidad de los nuevos tiempos. Asimismo, se eligió un nuevo gobierno provisional con el Mayor General Manuel de Jesús Calvar, como Presidente, el Teniente Coronel Fernando Figueredo, como Secretario y dos vocales que fueron el Coronel Leonardo de Mármol y el Teniente Coronel Pablo Beola. Los cuatro eran hombres del 10 de Octubre.

Maceo que hasta ese momento era solo un jefe regional del Ejército Mambí, emergió en Baraguá como figura cimera de la Revolución y asumió la responsabilidad de continuarla, convirtiéndose así en portavoz del decoro de los cubanos y en símbolo de la valentía e intransigencia de nuestro pueblo frente al enemigo.

José Martí dijo: “Hay hombres, que llevan en si el decoro de muchos hombres. Esos son los que se revelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos su libertad, es robarle a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres. Va un pueblo entero, va la dignidad humana”. Antonio Maceo Grajales fue uno de esos hombres que con su protesta del 15 de marzo de 1878 en Mangos de Baraguá, legó a las pasadas, actuales y futuras generaciones la página más gloriosa de nuestra historia, que hoy recordamos 137 años después de ocurrida.