Archivo por meses: Enero 2015

Millones de luces iluminarán el altar de la patria

No hay luz que ilumine mas que aquella que se enciende ante el altar de los mártires de la patria

Y esta noche del 27 de enero serán millones las luces de las antorchas que todo un pueblo llevará en sus manos para expandir su abrazadora iluminación, por todos los caminos que conducen al recuerdo de nuestro Héroe Nacional José Martí, en el aniversario 162 de su natalicio.

La de esta noche será como la prolongación de aquella otra marcha de las antorchas de hace 62 años, cuando los jóvenes de la Generación del Centenario bajaron de la escalinata de la Universidad de La Habana para recorrer las calles de la capital, no por el solo hecho de la conmemoración martiana, sino porque sentían y vivían en doloroso trance que oscurecía los destinos de la patria y era necesario encender de nuevo la luz que la alumbrara.

Unos meses después, en la madrugada del 26 de julio de 1953, poco antes de la cita gloriosa con el Moncada, el Manifiesto a la Nación de aquella juventud que horas más tarde se inmolaría al pie de la tumba del Apóstol proclamaría: “el 28 de enero nació un hombre luz”

Desde entonces, no hubo más oscuridad porque la luz de ese hombre, no solo irradió destellos de esperanza por todas nuestras calles y espacios, sino que asaltó los muros que impedían a Cuba levantarse por siempre en busca de la libertad que él nos enseñó a conquistar hasta con los dientes si era preciso.

José Martí es hoy y será por siempre ese hombre luz de aquella marcha de las antorchas del día antes del centenario de su natalicio; es y será por siempre ese hombre luz que alumbró los muros del cuartel Moncada en la madrugada del 26 de julio de 1953; y es y será por siempre el hombre que nos traerá cada día la primera luz del sol cuando baja del Turquino, para iluminar la gloriosa isla en su eterna revolución martiana con todos y para el bien de todos.

Operación Verdad

El 22 de enero de 1959, durante el segundo día de la Operación Verdad, el Comandante en Jefe Fidel Castro, se reunió con los 400 periodistas extranjeros, fundamentalmente latinoamericanos, que acudieron al encuentro convocado por la Revolución en La Habana, para conocer la realidad cubana frente a la campaña de intrigas desatada por la prensa norteamericana por la decisión soberana de la isla de aplicar la justicia revolucionaria a los criminales de guerra de la dictadura batistiana.

Durante la reunión, que se celebró en el Salón Copa Room del hotel Havana Riviera, Fidel respondió las preguntas de los periodistas sobre los juicios que se venían celebrando y les habló del trato respetuoso que el Ejército Rebelde tuvo siempre con los prisioneros de guerra, en contraste con las fuerzas represivas del dictador que cometieron miles de crímenes en todo e país, sin que la prensa estadounidense levantara su voz para condenarlos.

Señaló asimismo el líder de la revolución, que le medida de enjuiciar y castigar a los criminales de guerra tenía un gran respaldo del pueblo y muestra de ello fue la gran concentración de un millón de habaneros frente al Palacio Presidencial la jornada anterior, para apoyar esa y otras medidas de carácter popular que venía tomando el Gobierno Revolucionario desde el mismo primero de enero.

De igual forma expresó el Comandante en Jefe ante los 400 periodistas extranjeros participantes en la Operación Verdad, que la prensa de nuestro continente debía estar en posesión de los medios que le permitiera conocer la realidad y no ser víctimas de los monopolios de prensa particularmente de los Estados Unidos, que son mas bien medios de desinformación, como lo ha hecho ahora con Cuba.

Posterior al encuentro, los participantes de la Operación Verdad pudieron moverse libremente por la capital del país, dialogar con la población en las calles y recibir detalles de los juicios que se venían celebrando a los criminales de guerra, todo lo cual permitiría a los invitados acercarse más a la realidad cubana para poder reflejarla en los medios de sus respectivos países.

A su llegada a la capital cubana el 20 de enero, cada participante en el encuentro recibió un portafolio con documentos y fotos relativas a los asesinatos cometidos por el batistato, para que pudiesen comparar lo que se hablaba en las agencias de prensa yanqui sobre Cuba y lo que callaron sobre los criminales que eran juzgados y castigados por la justicia revolucionaria.