Archivo por meses: Enero 2014

Fidel, precursor de la Unidad Latinoamericana y Caribeña

27ene.fidel-caracasPor Armando Fernández Martí

Santiago de Cuba, 27 ene.— El 27 de enero de 1959, hace 55 años, regresó a Cuba el Comandante en Jefe Fidel Castro, luego de realizar una legendaria visita de cuatro días a Venezuela, que fue como el abrazo de dos de los más grandes próceres de nuestra América: Simón Bolívar y José Martí.

Coincide este aniversario 55 de esa histórica visita con la celebración en La Habana de la Segunda Cumbre de la Comunicad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, una organización que por primera vez en dos siglos materializa el ideario de unidad de los pueblos establecidos al sur del Río Bravo, que estuvo entre los más caros anhelos de Bolívar y Martí, en sus respectivos tiempos históricos.

Esta nueva etapa del proceso de unidad e integración latinoamericana y caribeña, comenzó precisamente tras el triunfo de la Revolución Cubana el primero de enero de 1959 y que tuvo su punto de partida con la visita de Fidel a Venezuela, cuando el mismo día 23 de enero, fecha de su llegada, señaló en un discurso en la Plaza El Silencio de Caracas: “¿Hasta cuándo vamos a permanecer divididos?. ¿Hasta cuándo vamos a ser víctimas de intereses poderosos que se ensañan con cada uno de nuestros pueblos?. ¿Cuándo vamos a lanzar la gran consigna de unidad? ”

Fue ese momento, sin dudas, un desafío sin precedente de un líder latinoamericano que como José Martí, tenía el criterio absoluto de que Patria es Humanidad, y no solo el pedazo de tierra donde nacimos, que por ironía, había dejado de ser de los españoles para pasar al poder de aquellos que proclamaban que América era para los americanos.

Desde entonces, Estados Unidos hizo todo cuanto pudo para separar a Cuba del resto de los países de América Latina y puede decirse que lo logró empleando lo que Raúl Roa llamó el ministerio de colonia yanqui, es decir, la Organización de Estados Americanos, la tristemente célebre OEA, de la cual fue expulsada la isla en 1962 y rotos todos sus vínculos con las naciones que la integraban, salvo la honrosa excepción de Méjico.

Tendrían que pasar varias décadas para que un representante de la patria de Bolívar, Hugo Chávez Frías dijera: “Hasta cuándo vamos a ser nosotros la periferia trazada,explotada y mancillada (…) vacilar será perdernos. Avancemos sin vacilaciones, que este es el camino: La unidad, la unidad, la unidad. Solo la unidad nos hará libres eindependientes”

Fidel y Chávez fueron los principales artífices del proceso de integración regionales, creando en el 2004 la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, en un momento en que el imperialismo yanqui quería imponer a los países del continente los Tratados de Libre Comercio (ALCA), una trampa para ser mas dependientes de Estados Unidos la economía de las naciones al sur del Río Bravo.

Vendrían después otros modos de integración latinoamericana y caribeña como PETROCARIBE, MERCOSUR, UNASUR, CARICOM, el Grupo de Río, hasta que en el 2011 naciera en Caracas, Venezuela, la CELAC, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que hoy nos hace recordar lo dicho por el Comandante en Jefe Fidel Castro: “Ha llegado el momento de cumplir con hechos y no con palabras la voluntad de quienes soñaron un día para nuestros pueblos una gran patria que fuese acreedora del respeto y reconocimiento universal”

Maceo: Invasión de Oriente a Occidente

-La_Invasión_a_OccidenteeeeComo la hazaña militar más importante del Siglo XIX es considerada por la historia, la invasión de Oriente a Occidente llevada a cabo por el Ejército Mambí y que tuvo su culminación el 22 de enero de 1896, hace hoy 118 años, cuando las tropas libertadoras con el Titán de Bronce Antonio Maceo al frente, entraron en Mantua, Pinar del Río, última posición de España en la región occidental de la isla.

La Columna Invasora de Maceo, con unos mil 500 mambises, partió hacia Occidente simbólicamente desde los Mangos de Baraguá el 22 de octubre de 1895, y su marcha se extendió durante 92 días, recorriendo más de dos mil kilómetros a caballo y a pie.

En este período en que se ejecutó la invasión, España tenía en Cuba un ejército de más de 250 mil soldados de tropas regulares e irregulares, al mando de 40 generales, que tenían a su disposición los más modernos armamentos de la época para tierra y mar.

Durante la Campaña Invasora el Ejército Libertador sostuvo 27 combates de importancia, y ocupó 22 poblados a lo largo de la Isla, todos con cuarteles y con dotaciones bien armadas hasta los dientes.

A su llegada a Mantua, es decir, el 23 de enero, el Titán de Bronce y sus aguerridos invasores fueron recibidos con júbilo por la población del lugar y en su Ayuntamiento, al siguiente día, se firmó un acta que dejaba constancia de esa hazaña firmada por el propio Maceo, el Alcalde y otras personalidades de ese poblado pinareño.

La invasión de Oriente a Occidente se había intentado anteriormente durante la contienda de los 10 años sin éxito, pero esta vez si pudo cumplir su propósito de extender la guerra a todo el país y destruir la base económica que sustentaba al régimen colonial en la Isla.

Lo más importante de la invasión fue, que a partir de ese momento no había duda de que el poder español tenía contado sus días en Cuba y además, determinó la sustitución como Capitán General de la Isla de Arsenio Martínez Campos, el mismo que en Mangos de Baraguá quiso persuadir al Titán de Bronce para que abandonase la guerra por la independencia porque esta no tenía porvenir.