Archivo por meses: Septiembre 2013

55 aniversario del Combate de Cerro Pelado

Por Armando Fernández Martí

El 27 de septiembre de 1958, hace hoy 55 años, tropas del Ejército Rebelde del Primero y Tercer Frentes de la Sierra Maestra, operando en sus respectivos territorios, derrotaron dos batallones de soldados de la tiranía batistiana causándoles numerosas bajas entre muertos, heridos y prisioneros.

En el Primer Frente dos pelotones rebeldes al mando del Comandante Lolo Sardiñas al iniciarse la noche cercaron y atacaron un batallón del régimen atrincherado en el lugar conocido por Cerro Pelado, a cuatro kilómetros del entonces Central Estrada Palma, hoy Bartolomé Masó, ubicado a cuatro kilómetros de Veguitas, Manzanillo.

El ataque rebelde contó con el apoyo de una batería de morteros de 81 milímetros dirigido por el Capitán Pedro Miret, cuyos obuses, 54 en total, cayeron sobre el campamento enemigo destrozando el Puesto de Mando, las casas de campaña y otras instalaciones, mientras que la infantería insurgente disparaba con dos ametralladoras 50 y los contendientes se podían ver las caras por la luminosidad de los disparos.

No obstante poseer morteros y ametralladoras el ejército de la tiranía necesitó el apoyo de la aviación, pues la noche era clara, así como de los cañones de los tanques Sherman acantonados en Estrada Palma, pero sus proyectiles de 75 milímetros caían más acá del cerro. En total el enemigo sufrió 67 bajas entre muertos y heridos que tuvieron que ser evacuados al siguiente día en helicóptero, ya que ninguna tropa acudió en su ayuda.

Por su parte, el Ejército Rebelde tuvo que lamentar la pérdida de cinco valientes combatientes, en tanto que en este combate tuvo su bautismo de fuego el Pelotón Femenino de Las Marianas, que soportó con valentía durante varias horas loe embates del enemigo.

Ese mismo 27 de septiembre de 1958 en el lugar conocido por Paraná, a decenas de millas del Cerro Pelado, fuerzas rebeldes del Tercer Frente al mando del Comandante Guillermo García, atacaron a un batallón enemigo de 300 soldados propinándole una vergonzosa derrota e incluso, capturando a su jefe el Teniente Coronel Nelson Carrasco Artiles, el oficial de más alto rango de la dictadura hecho prisionero durante la gesta de liberación nacional.

Sobre estos combates del Cerro Pelado y Paraná, en el primer y Tercer Frentes de la Sierra Maestra, el Comandante en Jefe Fidel Castro escribió un informe hace 55 años, donde destacó: “Cada día se evidencia más la superioridad táctica y estratégica de los rebeldes sobre la decadente y desmoralizada fuerza de la tiranía (…) ¡ilusos los que se imaginan que hay para la tiranía salvación posible!”

53 años y siguen vivos los CDR

Hoy cuando las manecillas del reloj marquen el primer segundo pasada la medianoche, los CDR llegarán al Aniversario 53 de su fundación y en ese instante, los millones de voces que a lo largo y ancho de nuestro archipiélago entonen las notas del Glorioso Himno de Bayamo, será la reafirmación de que lo juramentado aquella noche del 28 de septiembre de 1960 es un eterno compromiso del pueblo: defender a toda costa y costo la Revolución Cubana, sin importar cuáles sean los enemigos.

Aquella memorable noche en el antiguo Palacio Presidencial, entre casi UN MILLÓN de habaneros el Comandante en Jefe Fidel Castro expresó: “Vamos a crear un Comité en cada cuadra” y refiriéndose a los enemigos de la Revolución señaló: “Vamos a ver quien puede moverse aquí”

Desde esa noche han transcurrido 53 años y las pupilas que se abrieron entonces, siguen hoy bien abiertas para vigilar a los enemigos de la Revolución y no permitir que jamás la Patria sea sometida nuevamente a la oscuridad de la cual salió el glorioso amanecer del Primero de Enero de 1959, iluminándola con su sol radiante para siempre.

Con satisfacción pueden los CDR decirles hoy a Fidel, a Raúl, al Partido y a la Revolución que esa misma vigilancia ha sido ampliada y se mantiene como el primer deber de cada cederista, independientemente de que la masiva organización ha demostrado su eficacia en otras tareas económicas y sociales, las cuales ha cumplido también con entusiasmo y honor, como son el apoyo a las campañas de vacunación, las donaciones de sangre, la recogida de materias primas y materiales reciclables. Los cortes, siembra y limpia de caña en centrales y bateyes y el enfrentamiento a las actividades delictivas y antisociales entre muchas más.

El medio siglo y tres años transcurridos han fortalecido la Revolución, que con no pocos tropiezos ha trabajado en el cumplimiento del desarrollo económico, social, cultural y educacional del país, todo ello contando con el apoyo de los trabajadores, campesinos, combatientes, intelectuales y claro, de los CDR que los reúne a todos en una sola organización.

Sin embargo, ningún revolucionario puede olvidar que nuestro principal enemigo sigue siendo el mismo de ayer, el imperialismo yanqui y su propósito de derrocar la Revolución, como una tarea de primer orden, porque parece no haber aprendido bien la lección de que cada hombre y mujer de este pueblo, cada cederista, es un soldado con los ojos bien abiertos y la guardia en alto, en defensa de la Patria, de la Revolución y el Socialismo.