Archivo por días: 06/19/2013

Ejecución de los Rosenberg, 63 años de una infamia

Desde el año 2001 y hasta nuestros días los cubanos y millones de personas en el mundo hemos sido testigos del bochornoso proceso judicial seguido contra nuestro cinco compatriotas, Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero, detenidos y acusados en septiembre de 1998 de “espiar en favor de Cuba”, cuando en realidad lo que hacían era defender a nuestro país del terrorismo de la mafia miamiense, y por lo cual fueron condenados a largas e insólitas penas de prisión, que suman en conjunto cuatro cadenas perpetuas y 77 años de prisión.

No es el único caso… Procesos judiciales así, falsos e injustos, han existido muchos en Estados Unidos, como el de los Mártires de Chicago, el de Saco y Vanzetti o como el de los esposos Ethel y Julius Rosenberg, los sencillos y modestos científicos norteamericanos, que a principios de la década del 50 fueron detenidos y acusados bajo el cargo de espiar en favor de la Unión Soviética y de venderles secretos, por lo cual fueron condenados a la pena capital y ejecutados en la silla eléctrica, el 19 de junio de 1953, en la siniestra cárcel de Sing-Sing.

Eran esos los tiempos de la Guerra Fría que el macartismo señoreaba en los Estados Unidos y todo el que olía a comunista o a progresista, eran encarcelados y expulsados de los centros de trabajo u obligados a emigrar como el caso de millares de artistas, intelectuales, simpatizantes de ese régimen social más justo como el establecidos en la Unión Soviética o como el Socialista de Europa del Este, después de la II Guerra Mundial.

Es en este período, año 1950, donde los esposos Ethel y Julius Rosenberg son detenidos y acusados de espías de la Unión Soviética y de haberle vendido a ese país el secreto de la bomba atómica, arma que por ese entonces sólo poseía Estados Unidos y que tan dramáticamente había sido probada contra los pueblos japoneses de Hiroshima y Nagasaki al precio de centenares de miles de vidas inocentes.

Los esposos Rosenberg fueron sometidos a un largo y amañado proceso judicial con pruebas y falsos testigos y un jurado que finalmente los declaró culpables de “traición a la nación”, siendo condenados a la pehttp://baracoesasantiaguera.bloguea.cu/wp-admin/media-upload.php?post_id=907&type=image&TB_iframe=1na capital, que se ejecutó en la tenebrosa y tristemente célebre cárcel de Sin-Sing, en Estados Unidos, en la tarde del 19 de junio de 1953, a pesar de que los Rosemberg hasta el último instante se declararon inocentes de los cargos imputados.

63 años después, ese juicio de los Rosenberg tiene su copia fiel y exacta en el proceso desarrollado contra los Cinco Héroes Cubanos, condenados por la justicia norteamericana.