Archivo por días: 06/07/2013

La rebeldía del Cacique Guamá

Autor: Armando Fernández Martí

Bien temprano en la historia comenzaron los aborígenes cubanos a dar muestras de su rebeldía contra los colonialistas españoles, a diferencia de lo que narraban los cronistas peninsulares de esa época de que eran dóciles y preferían suicidarse antes que luchar por su libertad.

Y ejemplo de esa rebeldía de los indocubanos lo tenemos en el joven cacique Guamá, nacido en esta isla, que en 1522 se alzó contra los colonizadores en la región de Baracoa, internándose en las montañas de la zona con un grupo de aborígenes dispuestos a no dejarse exterminar sin luchar por lo suyo.

El cacique Guamá puso en práctica la guerra de guerrilla y enfrentó a los colonizadores con arcos, flechas, macanas y hachas de piedra, medios de combate que le causaron no pocos dolores de cabeza a sus enemigos, no obstante que estos poseían lanzas, espadas y arcabuces para defenderse.

En varias ocasiones Guamá y sus hombres incendiaron el poblado de Baracoa, asaltaron haciendas y sumaron indios a la contienda, llegando hasta la región de Camagüey para unir a otros caciques y negros africanos en la lucha contra los españoles.

Sin embargo, el valiente cacique murió el 7 de junio de 1533, pero no luchando contra los españoles, sino que según los historiadores su muerte fue misteriosa, de un golpe contundente en la frente mientras dormía y según se cuenta, fue agredido por su hermano Guamayry, supuestamente motivado por celos por una mujer. Al menos, eso dice la historia.

Lo que si está claro es que a los conquistadores españoles llegados a Cuba desde 1492, no le fue tan fácil someter a los aborígenes que se encontraron en esta tierra y no pocos de ellos como los caciques Hatuey y Guamá prefirieron luchar y morir antes que ser esclavos.

Esa es la lección que podemos sacar de la rebeldía del cacique Guamá, que al morir un día como hoy hace 480 años nos dejó sin embargo, un legado que bien aprendimos: la libertad no se mendiga sino se conquista o se muere por ella.