Archivo por días: 03/13/2013

Gloria eterna a los que cayeron el 13 de marzo de 1957

56 años se cumplen hoy de as acciones del 13 de marzo de 1956, cuando más de un centenar de combatientes del Directorio Estudiantil Revolucionario encabezado por el Presidente de la FEU, José Antonio Echeverría, asaltaron el Palacio presidencial, en La Habana, con el propósito de ajusticiar al tirano Fulgencio Batista en su propia madriguera, y tomaron la Emisora Radio Reloj para llamar al pueblo a una insurrección general contra el régimen dictatorial que usurpaba el poder en Cuba.

Ambos hechos constituyeron eslabones importantes en la estrategia revolucionaria para alcanzar la libertad y la independencia y aunque esas acciones no tuvieron el éxito esperado, conmocionó a la conciencia del pueblo cubano para continuar la lucha contra a tiranía batistiana, iniciada con el asalto al Moncada, continuada con el desembarco de la expedición del Granma y con la lucha en la Sierra Maestra.

Algunos pretendieron a raíz de esas acciones del 13 de marzo calificar de unilateral y aventurera la responsabilidad del Directorio Revolucionario, dirigido por José Antonio, de realizar el Asalto Presidencial al margen de la lucha que ya se desarrollaba en llanos y montañas encabezada por el Movimiento 26 de Julio.

Más la verdad histórica puso de manifiesto lo contrario, pues la estrategia del Directorio había sido concebida entre el Presidente de la FEU y Fidel, en agosto de 1956, en la entrevista que sostuviera Echeverría con el líder del 26 de Julio en el país azteca y que quedó plasmada en la Carta de Méjico.

La Federación de Estudiantes Universitarios, creada por Julio Antonio Mella, nunca estuvo al margen de ningún esfuerzo de nuestro pueblo por su libertad.

Eso quedó demostrado el 13 de marzo de1957 y posteriormente, hasta el término de la guerra revolucionaria.

“Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad”, así escribió José Antonio Echeverría en ese mensaje que hizo llegar a todo el pueblo de Cuba, a través de Radio Reloj el 13 de marzo de MIL 957, en lo que fue considerado su Testamento Político, ya que esa misma tarde caería combatiendo a los esbirros de la tiranía batistiana a pocos metros de la Universidad de La Habana.

56 años después, el mensaje y la voz de José Antonio Echeverría y la sangre de los que cayeron en el Asalto Presidencial, siguen presentes en el estudiantado cubano y en el pueblo, en el cumplimiento de las más importante tarea que es hacer avanzar la Revolución, por la cual ofrendaron sus vidas los que un día como hoy fueron a combate pensando solo en la libertad. A ellos: ¡Gloria Eterna!