Archivo por meses: Agosto 2012

La mujer cubana de ayer y la de hoy

Mujeres de ayer y de hoy

Mujeres de ayer y de hoy

El 14 de abril de 1869 en la Asamblea Constituyente de de la República en Armas que se celebró en Guáimaro, Camagüey, alzó su voz la ilustre patriota Ana Betancourt para decir: “La mujer cubana en el rincón tranquilo y oscuro del hogar espera paciente y resignada la hora hermosa en que una Revolución nueva rompa su yugo y le desate las alas: Llegó el momento de liberar a la mujer”

La Revolución de Céspedes no fue posible, la Revolución de Martí tampoco, y la primera República que se proclamó en Cuba, el 20 de mayo de 1902 nisiquiera tuvo en cuenta a las mujeres, porque ni el derecho al voto electoral se le concedió y mucho menos el derecho a la igualdad social y laboral, siguiendo a la espera en el rincón oscuro y tranquilo de su hogar.

Pasaron más de 90 años para que aquel anhelo de Ana Betancourt en Guáimaro se hiciera realidad el primer día de Enero de 1959 cuando en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba el Comandante en Jefe al proclamar la Revolución dijo: “La mujer es un sector de nuestro país que necesita también ser redimido, porque es víctima de la discriminación en el trabajo y en otro muchos aspectos de la vida”

Un año y siete meses después de esas palabras Fidel, el 23 de agosto de 1960, en el Teatro de la CTC en La Habana, se constituía la Federación de Mujeres Cubanas. Entonces dijo el líder revolucionario: (…) Este paso que han dado las mujeres cubanas es una victoria más de nuestro pueblo, una fuerza más de nuestro pueblo (…) una fuerza decisiva para la Revolución”. La organización nacida ese día, encabezada por la heroína Vilma Espín, fue la que rompió el yugo que ataba a las mujeres durante siglos y les desató las alas para que ellas volaran libremente tan alto como fueran capaces de hacerlo.

Hoy 52 años después de aquel 23 de agosto de 1960, no hay un país en el mundo que pueda contar con sus mujeres para llevara adelante cualquier tarea por difícil que esta sea, en la economía, las ciencias, la cultura, la educación, la salud, la defensa, la agricultura y muchas más.

Basta solo decir que si antes de 1959 las mujeres constituían el 12 por ciento de la fuerza laboral activa del país en sentido general, hoy ellas representan el 47 por ciento de todos los trabajadores cubanos estatales y constituyen el 66 por ciento de la fuerza profesional y técnica de la nación y el 56 por ciento de la científica, siendo también mayoría en sectores como la salud y la educación.

Ejemplos pueden citarse muchos, pero los cubanos todos sabemos quienes son nuestras mujeres, que todavía les queda mucho camino por andar para liberarse totalmente y alcanzar con sus manos las estrellas de un futuro mucho más luminoso, guiadas siempre por la aguerrida FMC y por el recuerdo eterno de Vilma Espín Guillois y el aliento del Comandante en Jefe Fidel Castro, sus creadores.

Camilo Cienfuegos y la invasión a Occidente

Camilo Cienfuegos

Camilo cienfuegos

El 18 de agosto de 1958 el Comandante en Jefe Fidel Castro a través de una orden militar emitida en esa fecha en la Sierra Maestra, le asignó al Comandante Camilo Cienfuegos la misión de conducir una columna guerrillera hasta la provincia de Pinar del Río, en cumplimiento del plan estratégico del Ejército Rebelde.

La columna invasora de Camilo fue denominada la Número DOS Antonio Maceo, en homenaje al Titán de Bronce, que durante la guerra independentista de 1895 había realizado la histórica hazaña de invadir el territorio pinareño con sus mambises orientales.

Según la orden militar firmada por Fidel, la Columna DOS Antonio Maceo partiría el 20 de agosto de 1958 desde El Salto, en la Sierra Maestra y su jefe, el Comandante Camilo Cienfuegos, tendría facultades para organizar unidades de combate rebeldes a lo largo del territorio.

Señala asimismo el documento que la Columna Invasora Antonio Maceo, “aunque tiene como objetivo primordial llevar la guerra liberadora hasta el occidente de la isla (…) batirá al enemigo cuántas ocasiones se presenten durante el trayecto, mientras que las armas que se ocupen serán preferentemente destinadas a las organizaciones de unidades locales”

La creación de las Columnas Invasoras DOS y OCHO, al mando de Camilo y el Che respectivamente, fueron posibles a partir de las armas capturadas y el incremento de la fuerza guerrillera durante la Ofensiva de Verano lanzada por el Ejército de la dictadura contra la Sierra Maestra y que fue derrotada a principios de agosto de 1958, tras 74 días de combates y victorias del Ejército Rebelde.

Tanto la Columna DOS, Antonio Maceo, como la OCHO, Ciro Redondo, cumplieron exitosamente la misión invasora encomendada por el Comandante en Jefe Fidel Castro.