Archivo por meses: Febrero 2012

Base naval de Guantánamo, territorio cubano usurpado por EE.UU.

Fruto de la primera intervención norteamericana en Cuba a partir de 1898 y de la sumisión del primer gobierno republicano de la isla, encabezado por Tomás Estrada Palma, fue la ocupación en nuestro territorio de la Base Naval de Guantánamo arrendada a los interventores mediante un tratado que se firmó el 16 de febrero de 1903 por los mandatarios de ambos países, amparado en los artículos 7 y 8 de la tristemente célebre Enmienda Platt, que contemplaba esa posibilidad ignominiosa.

En un principio, Estados Unidos había solicitado a las autoridades de la isla el arrendamiento de los territorios de Guantánamo y Bahía de Nipe, en el sur y norte de Oriente, además de Cienfuegos, en el centro y Bahía Honda, en Pinar del Río, pero las protestas populares hicieron que finalmente, sólo Caimanera fuera arrendada, con una extensión de 117, 6 kilómetros cuadrados, casi 39 de ellos en aguas de la bahía.

Con los yanquis en casa y con la espada que representaba también el artículo tercero de la Enmienda Platt, que daba a Estados Unidos el derecho de intervenir en la isla cuando lo estimase necesario, en 1906 otra vez las tropas norteamericanas volvieron a mancillar nuestra soberanía, para mediar en una trifulca política entre los partidos existentes en la isla.

Nunca la Base Naval de Guantánamo cumplió el propósito por el cual Estados Unidos la arrendó: Servir de Estación Naval y Carbonera, sino que más bien cumplió el objetivo de servir de punta de lanza en el área del Caribe, para enviar rápidamente sus infantes a cualquier punto de la región, como lo hizo en Santo Domingo, Haití y Cuba, en más de una ocasión.

En sus años de existencia y más a partir del triunfo de la Revolución, en esta Base o desde ella, han sido torturados y asesinados: Lino Rodríguez, quien intentaba trabajar en ella después de la Segunda Guerra Mundial, así como el obrero Rubén López Sabariego, en 1961; el pescador Rodolfo Rosell, en 1962 y los combatientes fronterizos Ramón López Peña, en 1964 y Luis Ramírez López, en 1966.

109 años después de haberse firmado aquel ominoso tratado del 16 de febrero de 1903, que cedió parte del territorio de Guantánamo al gobierno yanqui, éste ha instalado allí un centro de detención y torturas, violando todas convenciones internacionales, en cuya entrada podría escribirse lo mismo que Dante en su célebre infierno: “Al entrar aquí perded la esperanza”

¡Felicidades en el Día del Amor!

Hoy 14 de febrero es el Día de los Enamorados, fecha que se celebra en gran parte de nuestro planeta, sobre todo en el mundo occidental, en homenaje a San Valentín, devenido en patrón de los que se aman.

¿Y quién fue San Valentín? Cuenta la tradición que fue un sacerdote italiano nacido en Roma a mediados del siglo tercero, quien casaba a escondidas a las parejas  bajo el ritual de la iglesia, pues en ese período la religión católica estaba prohibida y perseguidos los que la profesaban.

De esa forma San Valentín adquirió tal popularidad que los enamorados lo convirtieron en su Santo Patrón y después de su muerte, cada 14 de febrero las parejas acuden a la Basílica que lleva su nombre en la ciudad italiana de Terni, donde se celebran actos de compromisos entre los que desean unirse en matrimonio en el  próximo año.

También fue tradicional en Inglaterra entre los siglos diecisiete y dieciocho celebrar la fiesta de los valentines, en las que se elegían a hombres y mujeres para formar parejas y posteriormente contraer nupcias.

No podemos especificarles, cuándo comenzó a celebrarse en nuestro país oficialmente el Día de San Valentín, sin embargo, desde hace ya varias décadas los cubanos preferimos denominar el 14 de febrero como el Día del Amor,  para hacer mucho más universal ese sentimiento, que de una u otra forma nos toca a todos.

El amor es, como señala en una canción Silvio Rodríguez, “la fuerza que mueve la tierra” y por demás, es el impulso que acorta distancias, pasa por encima del tiempo, vence complejos, construye fantasías, levanta ilusiones, convierte las realidades en sueños, porque a decir de José Martí: “el amor es delicadeza, esperanza fina, merecimiento y respeto”

Y aunque el amor es un sentimiento que no debemos encerrar en una fecha, sigamos tan hermosa y noble tradición este 14 de febrero Día de San Valentín, expresándoles a nuestros seres queridos todo el amor que les profesamos y hagámoslo de la mejor manera, con un beso. ¡Felicidades!