Archivo por días: 02/03/2012

Primer fracaso de la obsesiva política de eliminar a Fidel Castro

Bajo el título “Intentaba dar muerte al líder Fidel Castro”, el 3 de febrero de 1959, hace hoy 53 años, el periódico Revolución publicaba en su primera página detalles de la detención del ciudadano norteamericano Alan Robert Nye, ex-agente secreto del FBI, quien había llegado a Cuba con el propósito de eliminar físicamente al Comandante en Jefe, Fidel Castro.

Este individuo llegó a La Habana el 12 de noviembre de 1958 y se puso en contacto con personeros militares del régimen dictatorial de Fulgencio Batista, quienes le ofrecieron unos 60 mil dólares para matar a Fidel en la Sierra Maestra, 10 mil de los cuales se le entregó de forma adelantada y los 50 mil restantes se le depositarían en una cuenta bancaria una vez cumplida la misión.

El 20 de diciembre de 1958, Alan Robert llegó en una avioneta a las proximidades de Bayamo y en esa ciudad constató con las autoridades militares, quienes facilitaron su infiltración en territorio liberado, cerca del poblado de Santa Rita, por donde se encontraba Fidel en esos momentos, dirigiendo la ofensiva final contra la dictadura batistiana.

Sin embargo, Alan Robert fue sorprendido por una patrulla del Ejército Rebelde y detenido, ocupándosele un fusil con mira telescópica y un revólver calibre 38, así como abundante parque para ambos armamentos. No obstante manifestar su intención de unirse a las tropas rebeldes, este individuo se hizo sospechoso y se le remitió a un campamento en la Sierra Maestra hasta tanto se aclarase su situación.

Al producirse el triunfo de la Revolución el primero de enero de 1959, Alan Robert Nye fue trasladado hacia La Habana, la capital cubana, en calidad de detenido. Las investigaciones realizadas en esos momentos por la Policía Nacional revolucionaria arrojaron que las verdaderas intenciones de este individuo eran la de asesinar al Comandante en Jefe Fidel Castro, con el objetivo de neutralizar el triunfo revolucionario.

Por este hecho, el ciudadano norteamericano Alan Robert Nye fue juzgado y sancionado por los tribunales revolucionarios y posteriormente expulsado del país.

De esa forma abortaba el primero de los más de 630 intentos de eliminar físicamente a Fidel, desde el mismo triunfo de la Revolución hasta nuestros días, una política obsesiva empleada por los gobiernos de Estados Unidos y que siempre han terminado en un rotundo fracaso.