Archivo por días: 11/25/2011

Falleció la periodista santiaguera Julia Cleger Barthú

Fue Presidenta del Ejecutivo Provincial de la UPEC desde1999 hasta 2008 y Miembro del Comité Nacional de la UPEC

La periodista santiaguera Julia Catalina Cleger Bartú falleció este jueves 24 de noviembre en horas de la tarde. La destacada colega nació el 2 de agosto de 1948. Entre sus méritos se encuentran el haber sido Fundadora de los Comités de Defensa de la Revolución y Participar en La Campaña de Alfabetización en el año 1961.

En el 1964 es seleccionada por la dirección del Partido Comunista de Cuba para formarse como Corresponsal de los Medios de Comunicación y en 1965 se graduó entre los primeros expedientes. Comenzó su vida laboral en el periódico Sierra Maestra en ese mismo año y en 1968 se traslada a la Radio donde trabajó en las emisoras Radio Mambí  y CMKC en la redacción informativa. Luego laboró como redactora reportera y ocupó cargos de dirección en la Televisión santiaguera donde comienza a trabajar en 1970.

Julita Cleger fue militante de la Unión de Jóvenes Comunista y del Partido Comunista de Cuba. A su labor como periodista se suma su incursión en la enseñanza participando en la formación de numerosas generaciones de Comunicadores Sociales. Así mismo fue tutora, oponente y jurado enTrabajos de Diplomas de un gran número de periodistas de las más jóvenes promociones. Master en Ciencias de la Comunicación recibió numerosos premios en Concursos de Radio,Televisión y la UNEAC, además de ser Jurado de diferentes eventos a nivel nacional y provincial del ICRT y la UNEAC.

Obtuvo la medalla de la Alfabetización, el Sello 20 años de vigilancia de los CDR, recibió la Distinción Felix Elmusa, El Sello de Laureado del Sindicato de la Cultura, La Medalla 23 de Agosto entre otras distinciones.

Fue Presidenta del Ejecutivo Provincial de la UPEC desde1999 hasta 2008 y Miembro del Comité Nacional de la UPEC. (Yulia Nela González Bazán)

Basta de violencia contra la mujer

Por Resolución de la Asamblea General de la ONU, cada 25 de noviembre se celebra internacionalmente, el “Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, un mal que se ha extendido casi como una epidemia en los últimos años en el mundo.

En un informe dado a conocer la propia Asamblea General de la ONU se pone de manifiesto que la violencia contra la mujer existe en todas las culturas y clases sociales, en todos los niveles de la educación y capacidad económica, así como en etnias y edades de todos los países.

Según la propia ONU, la violencia contra la mujer constituye “el crimen encubierto” de mayores proporciones existentes hoy, ya que se estima que una de cuatro féminas son afectadas por ese mal, sin distinción de clases, razas o religión. Cuba no es de los países más afectados por ese problema, porque ya hace varias décadas que la discriminación de la mujer ha sufrido cambios radicales a favor de ellas, aunque se mantienen algunos rasgos negativos.

La mujer cubana, por su propio protagonismo, ha sido y es la causa de que sea considerada en igualdad de condiciones al hombre social, cultural, intelectual y económicamente. Sin embargo, ello no quiere decir que en Cuba se haya eliminado la violencia contra la mujer, porque todavía el machismo enseña sus garras y algunos hombres no se resignan a la igualdad y encuentran en el maltrato físico una vía para el sometimiento de la pareja.

Contra eso hay que luchar y duro. No hay razón alguna para el abuso físico contra la mujer y los problemas entre las parejas deben resolverse con ecuanimidad e inteligencia de ambas partes y más cuando los hijos están presentes, si los hubiera.

El abuso físico contra la mujer no es rasgo de hombría, sino todo lo contrario; una cobardía y una acción desde todos los puntos de vista reprochable, porque físicamente la mujer es más débil y, por tanto, hay que respetarla y más bien protegerla.

All celebrarse este 25 de noviembre el “Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, la fecha invita a la reflexión, tanto a hombres  como a mujeres, para erradicar ese mal entre los cubanos, que somos gente humana y solidaria, algo por lo cual se nos admira en el mundo entero. Demostrar que así será por siempre, sería otra buena lección para la humanidad.