Archivo por días: 06/08/2011

Día del Jurista y la condena a los Cinco Héroes

Cada 8 de junio los juristas cubanos celebran su día con la satisfacción de recibir el homenaje de todo nuestro pueblo, que los sabe fieles guardianes del poder conquistado con la Revolución y que expresado en lo jurídico, no es más que el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, tal y como postula la Constitución de la República.

Los más de 51 años transcurridos desde el triunfo revolucionario de enero de 1959 dotaron a nuestro pueblo de un sistema jurídico que ha sido y es ejemplo de lealtad a la causa que derrocó el poder inconstitucional que prevalecía en Cuba e instauró la verdadera justicia sobre la cual se asienta hoy toda la obra de la Revolución.

Han sido duras, difíciles y complejas las batallas libradas por nuestros juristas en estos años, pero que mejor premio que la confianza que manifiesta cada cubano al saberse protegido por un sistema jurídico cuya balanza justiciera se inclina siempre en defensa de las conquistas de la Revolución.

Qué distinto nuestro sistema jurídico al de otros países como Estados Unidos, donde también un 8 de junio, pero del año 2001 cayó sobre la justicia una gran mancha negra cuando un jurado de la corte de Miami declaró “culpables” de 25 cargos a los cubanos Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero.

Con ese infame veredicto la justicia norteamericana demostró entonces ser un instrumento más de los mercaderes del poder, que mediante el “señor dinero” compraron a jueces, fiscales, jurado y testigos, para que todo el odio de la mafia cubano-americana recayera sobre nuestros compatriotas, cuyo único y verdadero delito fue impedir actos terroristas contra Cuba y su pueblo.

La declaración de culpabilidad hecha por el jurado para los cinco compatriotas cubanos abrió las puertas para que varios meses después la jueza corrupta al servicio de la mafia miamense, Joan Lenard dictara su inaudita sentencia contra Gerardo, René, Ramón, Fernando y Tony, repartiendo entre ellos cuatro cadenas perpetuas y 77 años de prisión.

Pero ni la declaración de culpabilidad hecha por el jurado el 8 de junio de 2001, ni las exageradas condenas de la jueza Lenard, ni todo el odio de la mafia de Miami hacia la Revolución Cubana, lograron mellar el patriotismo de nuestros cinco héroes que confían que algún día la verdadera justicia se imponga en Norteamérica y puedan entonces regresar victoriosos al seno de su pueblo que le espera.

Reflexionando sobre todo lo anterior es que los cubanos podemos sentirnos hoy orgullosos de nuestro sistema jurídico socialista y de los hombres y mujeres que lo integran, cuya honestidad, dedicación y lealtad al pueblo los hace abanderados de la verdadera justicia revolucionaria.