Archivo por días: 06/06/2011

Cuba: nacionalización de la enseñanza

En una fecha como la de hoy 6 de junio, pero del año 1961, el Gobierno Revolucionario de Cuba decretó por Ley la Nacionalización de la Enseñanza, estableciendo el principio de gratuidad y la igualdad de posibilidades de estudios para todos los ciudadanos del país sin excepciones.

Ya antes, en un discurso el Primero de Mayo de ese año, el Comandante en Jefe Fidel Castro había señalado: “Escuelas, profesiones universitarias, arte, cultura, honores, no fueron jamás para los hijos de las familias humildes de la ciudad o del campo”, y agregaba: “fueron solo privilegios de una insignificante minoría, y es por eso que la Revolución se considera entonces en el deber de organizar y establecer el principio de la enseñanza gratuita a todos los ciudadanos del país”

A partir de esa Ley de Nacionalización de la Enseñanza fue cuando la educaci´ñon cubana aceleró su carreta infinita hacia un futuro de gloria, que comenzó a verse a partir de ese mismo año 1961 cuando cerca de UN MILLÓN de analfabetos existentes en el  país dejaron de serlo al proclamarse Cuba como Territorio Libre de Analfabetismo, primera nación del Continente en lograrlo.

Y ese 22 de diciembre de 1961, ante los cien mil Brigadistas Conrado Benítez y ante los miles de maestros y obreros que colaboraron con la campaña. el Comandante en Jefe expresó: “La Revolución, después de haberles pedido el esfuerzo que han hecho en la alfabetización, ahora les pido que se hagan técnicos, que se hagan ingenieros, que se hagan economistas, que se hagan maestros, que se hagan instructores de arte, que se hagan profesores…”

Y esos jóvenes a quienes la Revolución brindó esas posibilidades en las escuelas y universidades nacionalizadas por el gobierno popular, constituyeron una sólida base para emprender en el país, no sólo el desarrollo de la enseñanza, sino también el avance impetuoso de la nación en la ciencia y la técnica, para convertir a la pequeña Isla del Caribe en un país superior en todos los aspectos y notablemente reconocido a nivel mundial.

Todos estos esfuerzos los disfrutamos hoy a 50 años después de la nacionalización del la enseñanza, con el sistema educacional mejor preparado de América Latina y a nivel de los mejores del mundo, con la ventaja de que en Cuba la enseñanza es gratuita a todos los niveles, permitiendo el acceso de todos los cubanos que se saben más cultos y por tanto más libres

MININT y su medio siglo de existencia

En medio de una aguda lucha de clases, cuando la Revolución Cubana aún daba sus primeros pasas y el imperialismo yanqui ya hacía lo indecible por derrocarla, de la voluntad de un pueblo, de la unidad de ideas y de el espíritu de sus mejores hijos, nació el 6 de junio de 1961 el Ministerio del Interior.

Para los hombre y mujeres que a partir de día integraron ese Destacamento, la tarea por delante no tendría nada de fácil y si de compleja e inteligente, porque su misión más importante sería, y así lo fue, es y será, salvar las conquistas de la Revolución y mantener a esta invencible e invicta, como lo ha sido ya en los 48 años de existencia del MININT.

Detectar, neutralizar y evitar cualquier acción o tentativa del enemigo por perturbar la marcha dela Revolución o destuirla, junto a garantizar la Seguridad del Estado, el orden interior y la tranquilidad ciudadana, figuran entre las principales misiones del MININT a las que se unen otras no menos importantes, como la prevención y extinción de incendios, guardafronteras, seguridad vial, registro de identidad y la custodia de las fronteras en aeropuertos y puertos del país.

Y en ese duro y difícil bregar del Ministerio del Interior en los 50 años de constituido, muchos de sus combatientes, hombres y mujeres del pueblo, algunos de forma anónima, gan caido en el cumplimiento de sus misiones como defensores de la Revolución o en el cumplimeinto diario de su tarea, o en misiones internacionalistas, o en batallas decisivas como las de Playa Girón.

Integridad, firmeza y disciplina son cualidades que caracterizan a los abnegados combatientes, clases y oficiales del MININT, en cualquiera de sus tareas, por las que han sabido con su ejemplo ganarse el respeto y la admiración del pueblo, del cual ellos mismos forman parte.

Por eso compartimos con los miembros del Ministerio del Interior su alegría por el cumplimiento de sus deberes para con a patria, conscientes de que ellos forman un Destacamento Invicto que es y será por siempre el Escudo de Acero de la Revolución.