El café, estimulante néctar que adoran los cubanos

Bien pudiera decirse que los cubanos somos "fanáticos" a ingerir café, esa estimulante infusión que muchos llaman el néctar negro de los dioses, pero que consumida en exceso puede ser perjudicial a la salud.

El café es la semilla del cafeto, un árbol originario de Arabia que se extendió por toda la parte oriental del mundo durante el siglo XV y después a Europa, desde donde lo llevaron los franceses a Las Antillas en el siglo XVII y luego lo trajeron a la zona suroriental cubana, cuando se produjo el triunfo del Movimiento Revolucionario en Haití en 1848. Desarrollaron su cultivo en las montañas de este territorio oriental de Cuba, fundamentalmente en las regiones de Guantánamo y Santiago de Cuba.

Sobre el café escribió José Martí: "Jugo rico, fuego suave, sin llama y sin ardor… El café tiene un misterioso comercio con el alma. Elimina las profundidades interiores, y las envía en fogosos y preciosos conceptos a los labios".

Y esa estimulante bebida también tiene su leyenda. Cuentan que la planta del cafeto, apareció primero en Abisinia, hoy Etiopía, donde un pastor se sorprendió al notar que unas cabras estaban saltando y sus balidos eran incitantes, lo cual era provocado por las semillas que comían de un árbol existente en los contornos. Aquel pastor etíope se comió las enrojecidas semillas sin esperar que se
Carbonizaran y nuevas energías lo movieron, su cabeza humillada se alzó por una fuerza misteriosa, sintiéndose iluminado por la razón.

Los peregrinos mahometanos llevaron consigo las diabólicas semillas a la Meca, y el café fue bebida destinada por Mahoma a los fieles de Alá. Dicen que un árabe pobre apenado por la imposibilidad de seguir leyendo durante la noche los versículos del Corán, le imploró a Alá para que le ayudara y el profeta lo enseñó a preparar y a beber la avivadora bebida proveniente de la infusión de las semillas tostadas del café.

Esa es la leyenda, pero lo cierto es que el café pasó a Turquía y de ahí se extendió por toda Europa Occidental y más tarde por Las Antillas, Las Américas y El Caribe.

Cuba no figura entre los países más productores de café, sin embargo, puede considerarse como la infusión más preciada del país, siendo las provincias más cosechadoras de la aromática semilla, las de Santiago de Cuba y Guantánamo.

Antes de finalizar este comentario queremos ofrecerles otros conceptos de Martí sobre el café: "aviva y acelera toda la ágil sangre de mis venas. Dispone los miembros a la batalla y a la carrera, limpia de humanidades el espíritu, aguza y adereza las potencias, dispara el alma a la recepción de misteriosos visitantes y a tanta audacia, grandeza y maravilla".

Be Sociable, Share!

3 pensamientos en “El café, estimulante néctar que adoran los cubanos

  1. avataryesy

    Hay que destacar que la provincia cubana de Guantánamo ya tiene experiencia en este tipo de agricultura. La región ha impulsado la producción de café ecológico.Con el medio ambiente a través de los árboles: también optó por fomentar el mercado del café ecológico, aplicar las prácticas del reciclaje a la moda y concienciar a la población

  2. avataryesy

    Beber café no parece aumentar el riesgo de muerte prematura a largo plazo y puede evitar posibilidades de morir por enfermedades del corazón.El café es una gran fuente de antioxidantes, sustancias que pueden proteger contra los efectos de moléculas llamadas radicales libres, que pueden dañar las células y pueden desempeñar un papel en las enfermedades del corazón, cáncer y otras dolencias.

  3. avataralex

    El cafe mas caro del mundo se llama kopi luwak, se produce en Indonesia y tomarlo es un verdadero lujo: en Estados Unidos, una taza puede costar 40 dólares y la bolsa de medio kilo llega a venderse entre 100 y 400 dólares, una excentricidad vergonzosa en un mundo donde hay más de mil millones de personas desnutridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*