Archivo por meses: Abril 2010

El día que Cuba se proclamó socialista

Ese día fueron enterradas las víctimas de los ataques a los aeropuertos cubanos y se conoce como el Día del Miliciano

El 16 de abril de 1961 era domingo y el pueblo todo de la capital cubana se disponía a enterrar a los siete caídos en los ataques a los aeropuertos cubanos en la víspera, a los que se les rendía el último homenaje en el aula magna de la Universidad de La Habana.

El cortejo fúnebre se puso en marcha a las tres de la tarde e iba acompañado por una impresionante mutitud por toda la populosa calle 23, al tiempo que desde los balcones los vecinos lanzaban miles de flores.

Como eran tiempos de guerra, el pueblo iba a sepultar a sus muertos vestido de verde olivo y azul, los colores de las Milicias, y entonando las gloriosas notas del Himno Nacional.

Al sepultar los cadáveres de los siete heroicos combatientes, el silencio fue roto por varias descargas de fusilería, al tiempo que millones de ojos a lo largo y ancho de la isla, derramaban lágrimas, más por la rabia que por la tristeza. Entonces pareció oirse la voz del poeta: "Cuando el cuerpo exánime baja/ a la tierra que lo cubre ambiciosa,/ no digáis que reposa,/ pues por la patria en pie resplandece y trabaja (…) No digáis que se ha ido:/ su sangre numerosa junto a la Patria queda"

Después de la tribuna improvisada en la explanada de la arteria capitalina de 23 y 12, el Comandante en Jefe Fidel Castro decía: "Lo que no pueden perdonar los imperialistas es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario de nuestro pueblo", lo cual fue reafirmado por los aplausos.

Y más adelante señaló el líder de la Revolución: "Lo que no pueden perdonarnos, es que hayamos hecho una Revolución Socialista en las propias narices de Estados Unidos. Y esa Revolución Socialista la defenderemos con estos fusiles", los cuales se levantaron rectificando esa decisión.

Al amanecer del siguiente día, los milicianos del Batallón 339 de Cienfuegos hacían realidad tal afirmación enfrentándose a los invasores en las arenas de Playa Girón, respondiéndoles "Patria o Muerte", a la propuesta mercenaria de que se rindieran. Desde entonces, cada 16 de abril, en Cuba es el Día del Miliciano, por el honor y la gloria que en ese y los siguientes días dieron a la Patria.

proclamacion-caracter-socialista

El Rubio: primer mártir cubano de la gesta boliviana

El 10 de abril de 1967 el Che anotaba en su diario de campaña en Bolivia: "Pronto llegaron las primeras noticias con un saldo desagradable: el Rubio, Jesús Suárez Gayol, estaba herido de muerte, y muerto llegó a nuestro campamento, de un balazo en la cabeza".

Así se produjo hace hoy 43 años, la muerte de un combatiente revolucionario que con casi 31 años de vida había sido valiente, optimista y fiel, no solo a la causa de la libertad de su pueblo, sino también de la Gran Patria Grande que era Latinoamérica.

Jesús Suárez Gayol había nacido el 24 de mayo de 1936 en La Habana. Sus padres eran de origen español y a la muerte de su progenitor, se trasladó con su madre a Camagüey. Allí estudió en el Instituto de Segunda Enseñanza y fue organizador de la Federación de Estudiantes Secundarios y formó parte de la dirección del Movimiento 26 de Julio en esa provincia.

Matriculó la carrera de Arquitectura en la Universidad de La Habana, donde compartió inquietudes con José Antonio Echavarría.

Asimismo integró las Brigadas Juveniles del Movimiento 26 de Julio. Resultó herido en una manifestación contra la dictadura de Batista y guardó prisión y sufrió torturas.

Al ser liberado Jesús Suárez Gayol fue enviado por el movimiento a Méjico con el propósito de que se incorporara a una expedición que lo trajo a Cuba en abril de 1958, por La Coloma, Pinar del Río, cumpliendo en esa provincia misiones en el llano y en las montañas, hasta que en Las Villas se incorporó a la Columna del Che, donde fue ascendido al grado de capitán por sus méritos en el combate y en la clandestinidad.

Tras el triunfo de la Revolución cumplió diversas tareas en lo militar y lo civil. Era viceministro del Azúcar cuando el Che lo llamó para que lo acompañara en la gesta de Bolivia. Algunos compañeros no estuvieron de acuerdo con esa decisión porque decían que no tenía experiencia suficiente para la guerrilla, pero después durante el entrenamiento se percataron del espíritu de sacrificio y valentía de Gayol.

El 19 de diciembre de 1966 llegó al campamento base de la guerrilla del Che en Bolivia para convertirse a partir de entonces en El Rubio, desempeñándose en la retaguardia y como explorador.

El 10 de abril de 1967 casi cuatro meses después de su incorporación al destacamento internacionalista, El Rubio, junto a Inti Peredo y otros guerrilleros tendieron una emboscada a un grupo de soldados que avanzaba por la confluencia de los ríos Iripiti y Ñancahuazú, destacándose un fuerte combate que duró pocos segundos, siendo herido mortalmente en la cabeza, Jesús Suárez Gayol quien no sobrevivió y llegó muerto al campamento del Che.

Ese día escribió el Guerrillero Heroico en su diario: "Encontramos al Rubio ya agonizando; su Garand estaba trabado y una granada, con la espoleta suelta, pero sin estallar a su lado".

Dos días más tarde, el Che volvería a anotar en su diario: "a las 6 y 30 reuní a todos los combatientes (…) para hacer una pequeña recordación de El Rubio y significar que la primera sangre derramada fue cubana…".

Así se le recuerda hoy a 43 años de su muerte, como primer mártir cubano de la gesta boliviana.

436-jesus1