Archivo por días: 03/06/2010

Rebaja de alquileres de la vivienda: una medida necesaria de la Revolución

Por Margarita Piedra Cesar

El 6 de marzo de 1959 hace hoy 51 años el Gobierno Revolucionario de Cuba aprobó la Ley 135 que rebajaba los alquileres de la vivienda hasta en un 50 % lo cual evidenció la voluntad de la Revolución de cumplir con lo establecido en el programa del Moncada en relación con el derecho de que cada familia contase con un hogar decoroso de su propiedad.

En su alegato La Historia Me Absolverá, pronunciado por Fidel durante el juicio por los sucesos del 26 de Julio, en octubre de 1953, el líder revolucionario había planteado la desastrosa situación de la vivienda en Cuba “donde existían 200 000 bohíos y chozas, el hacinamiento de 400 000 familias del campo y la ciudad en barracones, cuarterías y solares, mientras que 2 millones 200 000 personas se veían obligadas a pagar alquileres que representaban entre un quinto y un tercio de sus ingresos”

Ya en los primeros días del triunfo revolucionario el 26 de enero de 1959, el nuevo Gobierno Cubano había dictado la Ley 26, que prohibía a los propietarios de viviendas desalojar de sus casas a las familias, práctica muy utilizada por los dueños cuando se les adeudaba uno o más meses de alquiler.

Asimismo el 17 de febrero de 1959, un día después de que Fidel asumiera el cargo de Primer Ministro del Gobierno Revolucionario fue creado el Instituto Nacional de Ahorro y Vivienda, que utilizando los bonos del sorteo de la lotería como medio para recaudar fondos financió la construcción de miles de nuevas viviendas, ejemplos de los cuales están en la barriada de La Habana del Este, en la capital cubana, y los repartos Pastorita y 30 de Noviembre, ambos en la ciudad de Santiago de Cuba.

Pero no fue hasta el 14 de octubre de 1960 que se promulgó la Ley de Reforma Urbana la cual de forma inmediata hizo propietarias de sus viviendas a 200 000 familias cubanas, mientras que otras 320 000 que en esos momentos tenían situaciones ilegales en sus hogares, fueron también beneficiadas con el título de propiedad a partir de 1 984.

En 1989 el Gobierno Revolucionario de Cuba promulgó la Ley General de la Vivienda, que con sus modificaciones a lo largo de estos años ha cumplido con el principio, que el derecho de propiedad personal sobre las viviendas no puede ser mecanismo de enriquecimiento ni explotación, reservando al Estado la responsabilidad de solucionar el problema habitacional del país.