Archivo por meses: Marzo 2010

Día del Libro Cubano

Hoy se celebra el Día del Libro Cubano en homenaje al 31 de marzo de 1959 cuando por el Decreto Ley 187 del Gobierno Revolucionario se creó la Imprenta Nacional de Cuba, que diera paso a la publicación masiva de libros y otros textos con el propósito de ampliar el acervo cultural de nuestro pueblo, una isla que por entonces con poco más de 6 millones de habitantes tenía un millón de analfabetos y una cifra similar de personas subescolarizadas.

A propuesta del Comandante en Jefe Fidel Castro, la primera obra publicada por la Imprenta Nacional fue el clásico de la literatura española "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha", del cual se editaron 400 mil ejemplares en cuatro tomos, vendiéndose a la población al precio de 25 centavos.

En ese sentido el 15 de marzo de 1960 el entonces Primer Ministro, Comandante en Jefe, Fidel Castro señaló con visión futurista: "Los niños y los padres tendrán en los hogares cubanos bibliotecas que antes eran del privilegio de los poderosos"

Después del Quijote, la Imprenta Nacional realizó otras emisiones de clásicos de la Literatura Universal como las antologías poéticas de César Vallejo, Rubén Darío, Pablo Neruda y Nicolás Guillén, entre otros, además de producir las Cartillas Alfabeticemos y Venceremos para la gran Campaña Nacional de Alfabetización que se desarrolló en 1061.

En 1962 la Imprenta Nacional se transformó en la Editora Nacional bajo la dirección del prestigioso escritor cubano Alejo Carpentier, que le dio un mayor impulso a la producción de libros, mientras que en 1967 se creaba el Instituto Cubano del Libro que a partir de ese momento contó con un sistema de editoriales que son las encargadas de publicar y satisfacer las necesidades de textos para los diferentes sectores como el educacional, universitario, político, juvenil científico y literario, tanto de la cultura nacional como universal.

El Instituto Cubano del Libro se encarga también de la poligrafía y de la comercialización de textos a través de una red de más de 350 librerías existentes en los 169 municipios del país, incluidas zonas rurales y montañosas. En la actualidad el Instituto edita más de 2 000 títulos anuales con una tirada superior a los 30 millones de ejemplares a pesar de las limitaciones que impone el bloqueo económico a Cuba por parte de Estados Unidos.

Como expresión máxima del desarrollo alcanzado en esta rama de la cultura, cada año en los meses de febrero y marzo se celebra la Feria Internacional del Libro, que se extiende por decenas de ciudades de todo el país y en la última de ellas, la XVIII, se vendieron más de dos millones 600 MIL ejemplares de los diferentes géneros literarios y del hermano país de Chile, al cual estuvo dedicada la muestra.

Puede decirse entonces que hoy 31 de marzo, Día del Libro Cubano, en esta pequeña isla del Caribe se hace realidad la máxima martiana de que "Leer es crecer" porque cada libro abierto es una puerta de luz al conocimiento humano.

A 115 años del Manifiesto de Montecristi

En una humilde y rústica casita de madera y zinc en la localidad de Montecristi, República Dominicana, el 25 de marzo de 1895, José Martí y Máximo Gómez, firmaron e hicieron público uno de los más importantes documentos devenido en piedra angular programática de la Revolución de 1895, iniciada en la isla el 24 de febrero de ese año con el Grito de Baire.

Ese documento, dirigido por el Partido Revolucionario Cubano al pueblo de la isla y conocido históricamente por el Manifiesto de Montecristi, hace hincapié en las razones que justifican y exigían la independencia de Cuba, en tanto que destacaba la necesidad de una guerra necesaria y breve, que no era contra el pueblo o el simple ciudadano español, sino contra el régimen colonial que oprimía y esclavizaba a la Patria.

Asimismo, el Manifiesto quitaba razones a un posible miedo al negro, echando así por tierra la denigrante campaña racista de los
autonomistas y demás enemigos de la independencia. De igual forma, rechazaba toda consideración geopolítica acerca del futuro de
Cuba, relacionándolo o integrándolo a los marcos estatales de otra nación, matando así las esperanzas de aquellos soñadores con la anexión a Estados Unidos.

Ell Manifiesto de Montecristi también proclamaba la integración de todos los factores del país y no alentaba el cacicazgo que tanto daño hizo, junto a la envidia, en la contienda del 1878, precisando que el Partido Revolucionario Cubano sería el que desde sus bases, trazaría la ruta a seguir.

El documento aclara que la magna tarea no era fruto de la improvisación, sino obra de dos generaciones que mostraban la unidad y solidez de la Revolución Cubana, lo cual confirmaba la presencia de José Martí, delegado del Partido Revolucionario y Máximo Gómez, designado General en Jefe del Ejército Libertador.

De Montecristi saldría por el mundo ese 25 de marzo de 1895, hace hoy 115 años, el Manifiesto, cuyo contenido, a pesar del tiempo
que ha transcurrido, permanece vivo en el corazón de cada cubano y es también un tesoro del patrimonio de nuestra América, la de la Patagonia al Bravo, frente a las pretensiones hegemónicas del imperio, que Martí en su tiempo bien definió como el norte revuelto y brutal que nos desprecia.